Querido Baltasar:

En primer lugar me gustaría pedirte perdón porque no tengo palabras para poder explicarte que pasa por esta Tierra, ya que a veces se nos va tantísimo la pinza, que bien parece que vamos detrás de algún camello, que no dromedario. Me cuesta entender lo simples que somos, al no tener más que aprendido, todavía en este 2020 que empieza en pocos días, que si cerramos los ojos todos somos del mismo color y que cuando los abrimos, estamos llenos de colores y eso nos hace únicos. No quiero pensar si fueras una mujer de qué te hubieran disfrazado…  Igual me pasa con los sentimientos, que algún listillo los quiere privatizar y quedárselos todos para él solito y manejarlos a su antojo, como si se pudieran ocultar detrás de muros o puertas de armarios. Él pobre no sabe que ya nacen con alas para salir volando.

Querido Baltasar, no se sí algún día podré escribirte una carta donde solo volver a pedirte aquella bicicleta roja que durante años te pedí y nunca me trajiste, pero este año necesito más que nunca pedirte algo que a mí me parece mucho más importante; quita el miedo a este mundo de humanos que nos lleva de camino a las cavernas; de donde algunos solo salen para fastidiar a los demás. Sí, el miedo, estás leyendo bien. Miedo a no querer mirar (ver) más allá de sus narices. Miedo a conocer a quienes les rodean y así poder conocer otras realidades. Miedo a no querer interesase por como sienten y aman otras personas, aunque las tengan tan cerca que incluso sean de su propia familia… Y es que dan mucha pena.  

Para despedirme me gustaría darte las gracias por mandarme este regalo anticipado; tú y yo sabemos que los sueños se cumplen. Solo hay que esperar un poco y pedir un deseo cada vez que veamos a dos personas que se dan un beso en mitad de la calle, o van de la mano, o se miran con eso que tanta falta nos hace; AMOR. Amor del bueno o de carbón dulce, que también nos vale. 

Un abrazo grande, querido Baltasar. 

Mari Ropero. 

Mi carta al Rey Baltasar
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *